DIONISIO DÍAZ. Anatomía de un crimen
Hugo Bervejillo


A ochenta y cuatro años de la tragedia de EL Oro, resulta imposible entender y explicar qué pasó aquel día en los ranchos de Juan Díaz.
Hay una versión históricamente aceptada sobre los sucesos; y digo aceptada en las significaciones de “acordada” y “no cuestionada”, esto último en buena medida por la carencia de fuentes de consulta. El episodio se restringió a la epopeya de Dionisio –su vía crucis desde su casa hasta la comisaría de El Oro, cargando en brazos a su hermana de poco más de un año, como ejemplo de sacrificio y abnegación-. Y también, en segundo plano, a la aceptación del destino, materializado en la locura repentina del abuelo Juan Díaz.
Durante ochenta años, ésa fue la verdad indiscutible [...]
Los motivos de aquella locura repentina, los detalles que conlleven a entender la tragedia, las contradicciones que oscurecen la razón, los saberes no escritos, los silencios, y los bloqueos a los documentos, antecedentes y consecuencias: todo eso nos ha movido a bucear en esta historia
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario